Tras dos años de inactividad, Alejandro Valverde volvía a la competición del ciclismo en carretera el pasado mes de enero en el Tour Down Under australiano. Allí, en la primera carrera que corría desde que la UCI ratificara su sanción por su implicación en la Operación Puerto, fue capaz de ganar una etapa y de quedar segundo en la general. Cabe destacar que sólo Simon Gerrans, que estuvo pletórico en los compases iniciales de la temporada como demostró en la Milán – Sanremo, le impidió estar en lo más alto del podio final. A pesar de esa gran actuación en Australia, ni los más optimistas podían presagiar la gran campaña que ha realizado Valverde tras estos dos años de parón. En el mundo del ciclismo en carretera, como en cualquier deporte profesional, dos años sin competir pueden suponer un adiós prematuro del deportista. El murciano, en cambio, volvió igual de fuerte que siempre.

El calendario de Valverde ha sido espectacular y impropio del ciclismo en carretera actual. Empezó a competir en Enero (Tour Down Under) y acabó a finales de septiembre (tenía previsto disputar el Giro de Lombardia pero una gripe le privó de ello). Participó en la París-Niza, la Vuelta a Andalucía, la Volta a Catalunya y la Vuelta a Suiza. Le dio tiempo para competir en las clásicas de las ardenas, donde pasó desapercibido, antes de prepararse para el Tour de Francia. Allí las caídas le lastraron pero supo recuperarse y hacerse con una gran victoria de etapa, con final en Peyragudes, tras una larga escapada en solitario.

Valverde esprintando con Gerrans en el Tour Down Under

Valverde esprintando con Gerrans en el Tour Down Under

Tras un breve descanso, Valverde apostó por correr la vuelta. Empezó enchufado y rápidamente cogió el liderato, que perdió en la polémica etapa camino de Valdezcaray. El de Movistar Team pudo haber desconectado, pero su casta le animó a seguir compitiendo y realizó una segunda mitad de vuelta espectacular donde sólo el mejor Contador pudo batirle. El murciano aprovechó el estado de forma para obtener la medalla de bronce en el mundial de ciclismo en carretera de Limburgo, en una tarde en la que Gilbert arrasó en el Cauberg. En total, casi 10 meses compitiendo al máximo nivel y logrando victorias importantes y grandes puestos en las mejores carreras. Parece que la inactividad no le ha pasado factura al bueno de Alejandro.

Aquí os dejo la etapa de Peyragudes en la que Valverde se hizo con la victoria:

About these ads